Publicidad:
La Coctelera

dificil es etiquetar las personas amigo es una

LA AMISTAD

Qué difícil es etiquetar a las personas, amigo es una palabra compleja. La amistad es un cariño, un apreciarse que promueve dar y un darse, para ellos es necesario encontrarse y conversar. Se puede comenzar desde algo simple, como un “hola”, todo depende de una disposición mutua entre dos personas
Para que la amistad sea verdadera debe existir algo en común, por muy mínimo que sea ayuda a consolidar los lazos. Como dice el refrán: “aficiones y caminos hacen amigos”. Por eso cuando dejamos de ver durante muchos años a nuestros amigos, a veces nos enfrentamos a que parecen ser personas totalmente diferentes, o simplemente no se pasa de un diálogo superficial que deja un mal sabor de boca. La amistad es algo que requiere estabilidad en el trato…

Tratarse es quizás lo más difícil de todo; conocer al amigo es saber de su vida pasada, de sus quehaceres actuales y de su futuro, del sentido que da a su vida, de sus defectos y virtudes, de sus aficiones y gustos. Es saber de su vida, de su forma de ser. Comprender a un amigo es meterse en su piel y hacerse cargo

La amistad se basa en una relación recíproca de cariño. Pero también necesita una cuota de respeto y tolerancia. Un verdadero amigo jamás juzga por lo que ve, no habla sin antes pensarlo tres veces y nunca haría algo que dañara a su amigo. Para que una amistad sea verdadera no basta con caerse bien, hay que dar el paso definitivo: ayudarse desinteresadamente, sin esperar nada a cambio. Al amigo se le quiere porque él es él y porque yo soy yo, nada más. La amistad se orienta hacia el tú y consiste más en un servir que en un sentir.

Hay que aprender a diferenciar entre un amigo, un compañero, un camarada. Con el tiempo uno va experimentando distintos sentimientos y vivencias que ayudan a dar sentido al “amigo” y significado a la palabra amistad.

Ser amigo de verdad no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Es un gozo tener amigos de verdad, conversar con ellos, pasar buenos ratos, penas y alegrías, poder contar con ellos en las buenas y en las malas. Un amigo de verdad es alguien en quien puedes confiar, la confianza mutua hace posible la autenticidad.
Dar, darse.

Esto es esencial… un buen amigo da su tiempo y alegría, su confianza, su pena, su rabia. Entrega todo de sí para poder ayudar a otros, sin esperar nada a cambio. La generosidad nos hace perdonar, debemos comprender los motivos de una acción que nos ha hecho daño. Saber perdonar es propio de almas sabias y generosas

¿Cuántas veces nos hemos sentido mal con un amigo porque no ha sido agradecido de todo el tiempo que le damos? Demos el primer paso, el “gracias” siempre necesario, esa sonrisa que en su simple significado es capaz de derrotar la pena y compartir la alegría.
No hay que ser orgulloso, el “yo” es un gran enemigo de la amistad, porque no es capaz de ayudar a nadie

La amistad es un valor humano, un verdadero sentimiento, algo que no podemos cambiar porque ya forma parte de nuestras vidas; es algo recíproco que implica escuchar y ser escuchado, dar y darse. Incluye un cariño, un amor. Hay amigos más fieles que un hermano, no es tan difícil caer en ese papel, hay que saber cuidarlo y valorar a las personas a quienes llamamos amigos…


Carta de amistad

Carta de Amistad

Yo quiero secar tus lágrimas, calmar tu dolor, robarte sonrisas y hacer del mundo el edén que perdimos. Si yo fuera luna, si yo fuera sol, si fuera camino, te guiaría siempre hasta que puedas seguir el tuyo.
Seré calor cuando venga el frío. Seré la luz que vela tus sueños, el amigo que te acompaña. Iré de tu mano. Estaré ahí por ti.
Siempre que el mundo traiga dolor, estaré ahí por ti.
Yo mitigaré el dolor y por siempre estaré ahí por ti, para darte calor y cobijo en mis brazos. Mientras tu alma sea débil, la mía te ayudará a sostenerte, hasta que por fin puedas vencer el dolor, hasta que aprendas a sonreír, mi gran...
amiga

Somos Amigos

¡Somos amigos!

Nuestra amistad va más allá de los límites;
es pura, verdadera, duradera.
Ha pasado por grandes pruebas
y aún así sigue intacta, como en un principio.

No hemos hecho grandes cosas
pero sí muy significativas;
no hemos recorrido grandes distancias,
pero sí por caminos pedregosos.

Y a pesar de todo,
del tiempo, de la distancia,
de las cosas que no dijimos,
de lo que no hemos compartido,
seguimos firmes en un mismo sentimiento.

¡Simplemente...somos amigos...!